La concentración parcelaria, una reflexión importante para la nueva propiedad

26/04/2006, Victoriano Rodríguez Lorenzo. Representante y vocal miembro de la Junta Local

“LAS CUATRO PARROQUIAS QUE COMPRENDEN EL PROCESO PARCELARIO, COBAS, ESMELLE, MARMANCON Y MANDIA DEL TERMINO MUNICIPAL DE FERROL, ENTRAN EN UNA IMPORTANTE INNOVACION PARA EL DESARROLLO DE LA ZONA, NO SOLAMENTE EN LA ANALITICA AGRARIA Y FORESTAL, SINO EN OTROS PARAMETROS PARA EL CONJUNTO DE REIVINDICACIONES DISPUESTAS EN EL PLANTEAMIENTO RURAL”

 

HISTORIAL Y DESARROLLO DEL PROCESO

Las inquietudes para concentrar la propiedad en la diversidad de pequeñas parcelas surgidas a través del tiempo de las transmisiones hereditarias en sus particiones, comenzaron a despertar al mismo tiempo que surgía la modernización agrícola, viéndose la conveniencia de mayores extensiones de terreno para hacer más efectivo el trabajo y rentable la propiedad.

Estas inquietudes fueron acentuándose no solamente para un buen desarrollo agrícola, sino también para completar necesidades de aportación de terrenos en las mejores condiciones que obligaban las exigencias de progreso en la zona.

Desde tiempos pasados vinieron planteándose iniciativas para acabar con el minifundio, pero la resistencia a cambiar las estructuras de la propiedad en su más arraigado ancestro hacía difícil cualquier idea al respecto. En el año 1932 se constituyó en la parroquia de Esmelle la Sociedad Agrario-Republicana y entre otros fines agrarios se planteaba la concentración de fincas, pero a consecuencia de su desaparición en los momentos de cambio político, quedó la idea y la iniciativa sin poder llevarla a la práctica. Después de los avatares políticos y la guerra civil española, fueron retrasándose los planteamientos de aquellas iniciativas hasta que en el año 1968 varios concejales del Ayuntamiento de Ferrol se han interesado en despertar aquellas inquietudes por medio de la Sociedad Cultural Recreativa de Covas, Esmelle y Mamancón que juntamente con la Sociedad Cooperativa de Productores del campo de estas parroquias, se llegó a hacer gestiones por medio de las Cámaras Agrarias, que empezaron a fructificar bastante tiempo más tarde. Concretamente fue en el año 1980 cuando se presentó la documentación al gobierno, saliendo el Decreto en el año 1983 para iniciar el proceso parcelario de las parroquias de Covas, Esmelle y Marmancón, haciéndolo extensivo a la parroquia de Mandiá en el año 1985.

En todo momento se ha visto la necesidad de desarrollar el proceso de concentración parcelaria, no solamente para un mejor aprovechamiento agrario, sino también para la creación de los servicios necesario en el extraagrario que complementaron un desarrollo en la vida social de esta zona rural que fue realizado con el proyecto de Promoción de Acción Intensiva en las citadas parroquias del proceso parcelario. La modernización de los núcleos rurales, la implantación de servicios, la promoción de actividades sociales, se creyeron imprescindibles también para que los problemas productivos estuvieran estrechamente vinculados en la población rural de la zona.

Para llegar a este fin, el desarrollo parcelario ha sido durante veinticinco años bastante complejo, donde los contratiempos de trabajos de identificación de la propiedad, dentro de sus procesos administrativos y técnicos, no han sido todo los satisfactorio deseable, obedeciendo todo ello a las determinaciones y resoluciones políticas que adolecieron de bastante falta de coordinación.

Desde el comienzo fueron muchos los obstáculos que se alternaron en el desarrollo y que cronológicamente se irán exponiendo, todo ello bajo las circunstancias de cada momento, obedeciendo a lo dispuesto en las determinaciones legislativas.

 

CRONOLOGIA DEL PROCESO

Después de cinco años de gestiones, trámites y legislación para iniciar el proceso parcelario, desde el año 1980 a 1985, se constituyó la Junta Local en Abril de 1986 de acuerdo con el Decreto 257/1983, declarando de utilidad pública y de urgente ejecución el proceso de concentración en las parroquias de Covas, Esmelle, Marmancón y Mandiá, compuesta conforme a la Ley 10/1985 de la Xunta de Galicia, de los siguientes miembros: Juez del Distrito de Ferrol, Presidente, jefe de Estructuras Agracias, Vicepresidente y los Vocales, Registrador de la propiedad, Notario designado por el Colegio Notarial, Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Ferrol, Presidente de la Cámara Agraria, dos Ingenieros Agrónomos de la Jefatura Provincial de Estructuras Agrarias en su condición de técnicos, Jefe de la Agencia de Extensión Agraria de Ferrol, dos representantes como vocales por cada parroquia, y como secretario de la Junta local un letrado de la Consellería de Agricultura.

A partir de la constitución de la Junta local, se iniciaron los trabajos de identificación, comprobación y medición por los servicios técnicos de Estructuras Agrarias de las fincas aportadas por los propietarios, auxiliados en cada parroquia por representantes con conocimiento de situaciones, parajes y calidades de terreno. Asimismo por los Servicios Jurídicos de Estructuras Agrarias se ha comprobado la documentación de titularidad. Dichos trabajos comprendieron desde el año 1986 a 1988, que además se realizaron los de planificación de las Bases Provisionales, que una vez corregidas las anomalías de todo tipo en la identificación y planificación de la propiedad, en el año 1989, se pasó a la presentación de las Bases Definitivas en el año 1990, realizándose el proceso de alegaciones y correcciones en sus ajustes y reclamaciones de la propiedad que se efectuó durante los años 1991 y 1992.

En los años 1993 y 1994, se ha iniciado la apertura de viales y pistas que se realizaron en dos fases, surgiendo obstaculizaciones y paralizaciones de parte de estos trabajos a consecuencia de informes emitidos por el Ayuntamiento, Medio Ambiente, Costas y Patrimonio, que por falta de coordinación y resolución, estuvo paralizado el proceso desde el año 1995 hasta el 1999, que, en su conclusión, los informes del Parlamento de Galicia hicieron modificar las bases definitivas excluyendo zonas y modificando las Bases sobre urbanismo, patrimonio, costas y medio ambiente, creándose subperímetros para poder concentrar en sus enclaves.

A consecuencia de estas modificaciones, los vocales en la Junta Local, representantes de las cuatro parroquias, presentaron su disconformidad no aceptando en su conjunto las exclusiones presentadas en los informes del Parlamento, llegándose a la conclusión en un entendimiento para la modificación de las bases definitivas y poder continuar el proceso, haciéndolo también extensivo al Ayuntamiento de Ferrol, ante la falta de coordinación en la revisión del plan de urbanismo en cuanto afectaba a la concentración parcelaria.

Después de los cinco años de paralización del proceso por los informes del Parlamento de Galicia y la modificación de las Bases definitivas, el Jefe de Estructuras Agrarias en una reunión de la permanente de la Junta local, realizada en el año 2000, comunica que se estaba ultimando el proyecto de la concentración para su presentación en el más breve plazo posible. En el año 2001, el Delegado Provincial de la Consellería de Agricultura y Política Agroalimentaria, comunicó a los vocales de las parroquias, que el proyecto y el acuerdo se entregarían conjuntamente a finales de este año.

Ante lo manifestado por el Delegado y visto su incumplimiento de la entrega del proyecto y del acuerdo conjuntamente, los vocales a principios del año 2002, por medio del Alcalde de Ferrol, vocal nato en la Junta local, solicitan una entrevista con el Conselleiro de Agricultura para clarificar cuales eran los motivos del incumplimiento. Una vez realizada la entrevista, se dieron instrucciones al Delegado Provincial de la Consellería y al Jefe de Estructuras Agrarias para la activación del proceso parcelario en su parte final y que el Conselleiro asistiría personalmente a la reunión que se convocaría en la zona de concentración para conocer “in situ” los problemas y obstáculos. En dicha reunión, se dieron instrucciones y directrices a los servicios administrativos y técnicos para agilizar la presentación del acuerdo a los propietarios.

También, de acuerdo con lo indicado por el Conselleiro, en todo el año 2003 y cada dos meses, se harían reuniones con los servicios de Estructuras agrarias, empresas del proyecto y trabajos y representantes de la Consellería, para corregir y subsanar las deficiencias que pudieran presentarse para no entorpecer la entrega del acuerdo. A pesar de toda esta actividad, se llegó al final de este año sin concretar la finalización.

En Enero del año 2004, salió la resolución de la Delegación Provincial de la Consellería de Agricultura sobre la aprobación del acuerdo. Durante todo el año se han celebrado varias reuniones con el fin de cumplimentar lo dispuesto en la citada resolución, que solamente se hizo en teoría, pero no en la práctica de acondicionamientos para poder entrar en las nuevas fincas, tal y como se había acordado.

A principios del año 2005, los vocales representantes de las parroquias en la Junta local, solicitaron una entrevista con el Conselleiro para explicarle y ponerle en evidencia las dificultades que se estaban dando en el incumplimiento y la falta de agilización en la entrega del acuerdo. Realizada la entrevista, se llegó a la conclusión de hacer afectiva la toma de posesión de las nuevas fincas destinando una partida económica importante para realizar su acondicionamiento. En el mes de marzo del 2005, inmediato a la reunión celebrada con el Conselleiro, se colocan avisos en el Ayuntamiento y en las parroquias sobre la publicación en el boletín DOG del acuerdo de la Concentración Parcelaria para poder entrar los propietarios en las nuevas fincas y la realización de los trabajos de acondicionamiento de terrenos y viales.

 

DATOS DE DESARROLLO DEL PROCESO PARCELARIO

        - Superficie de las cuatro parroquias ..................... 2.056 Ha.
        - Parcelas aportadas ........................................... 22.883
        - Propietarios iniciales .......................................... 2.095
        - Propietarios a la finalización ............................... 2.527
        - Nuevas parcelas ................................................ 4.570

 

INTERVINIENTES EN EL DESARROLLO DEL PROCESO PARCELARIO

        - Consellería de Agricultura
        - Xunta local de Concentración Parcelaria
        - Servicios de Estructuras Agrarias
        - Cámaras Agrarias
        - Ayuntamiento
        - Medio Ambiente
        - Patrimonio
        - Costas
        - Asociación de propietarios “A Chousa”

 

REPRESENTANTES DE LOS PROPIETARIOS VOCALES MIEMBROS DE LA JUNTA LOCAL EN SU CONSTITUCION (8 Abril 1986)

        Secundino Dacosta Leal .................................. Parroquia de Covas
        Victoriano Rodríguez Lorenzo .........................        “         “   Esmelle
        Santiago Sánchez de Toca Acebal ...................        “         “   Marmancón
        Cipriano Manuel Dopico Rodríguez .................        “         “   Mandiá

 

EN (28 Noviembre 1990) HAN SIDO NOMBRADOS POR LA CAMARA AGRARIA PARA AMPLIACION DE NUEVOS PUESTOS EN LA JUNTA LOCAL

        Manuel López Díaz ......................................... Parroquia de Covas
        Antonio Pérez González ..................................        “         “   Esmelle
        Julio Santiago Barja ........................................        “         “   Marmancón
        Agustín Veiga Pérez ........................................        “         “   Mandiá

 

SUSTITUTOS DURANTE EL PROCESO POR DIVERSAS CAUSAS (Dimisiones y Fallecimientos)

        Celestino Ramos Chao .................................. Parroquia de Covas
        Andrés Canto Varela .....................................        “         “   Covas
        José Antonio Vargas Estévez .........................        “         “   Esmelle
        Manuel González López ................................        “         “   Marmancón
        Manuel Yáñez Durán .....................................        “         “   Mandiá

 

CONCLUSION

A partir de ahora debe comenzar una actividad de nuevas actitudes en la ordenación territorial de las producciones y del uso de la tierra, así como la reforma de las estructuras en la industrialización agraria creando los necesarios servicios para modernización de las explotaciones. Las posibilidades de desarrollo deben ser, dentro de la concentración de tierras, la pieza clave para empezar una nueva estructura económica de renta agraria que, en la creación de distintas formas de vida urbana-rural, se pueda entrar en una distribución práctica de población rural coordinada.

El abandono de terrenos fruto en muchos casos a consecuencia del minifundio existente en la zona y de escasa renta económica, debe ser reconsiderado para nuevos planteamientos de producción agrícola ante la nueva reconversión de terrenos en su nuevo aparcelamiento. Resulta interesante que lo urbano se ordene bien en lo rural diferenciando y clasificando las estructuras agrarias, comenzando a considerar una vida social nueva en el campo que se está advirtiendo en cierta emigración de lo urbano a lo rural, que además de las tendencias residenciales para el ocio, se puede contemplar también para fomentar desarrollos agrícolas.

Con lo anecdótico que el éxodo de la ciudad hacia el campo encierra, aparecen nuevas actitudes que pueden conformar interesantes desarrollos de múltiples vivencias que se puedan considerar fructíferas, que aunque parezcan contradictorias, están complementando lo urbano y lo rural. Está resultando imaginativo en su aplicación hablar de porvenir rural complementando con lo urbano que puede ofrecer la concentración parcelaria planificando nuevos proyectos y planteamientos, hechos de una perspectiva más amplia, tratando de integrar la vida rural en la tónica social que presenta el mundo actual.

Los distintos planteamientos que puedan esperarse, lo tendrán que definir los propietarios de las nuevas fincas, olvidándose de la paralización y abandono que hasta el momento se presentó con las antiguas parcelas y por circunstancias muy distintas a las actuales, quizá por muchas causas que sería difícil analizar, pero una de las más importantes fue la falta de terrenos adecuados que fueran rentables en sus explotaciones, que ahora se pueden conseguir ante expectantes iniciativas y nuevas mentalidades.

Las sustanciales repercusiones de la concentración parcelaria en su proceso de cambio, será muy importante para estas cuatro parroquias que repercutirá en toda la zona, consiguiéndose la sustitución del trabajo agrícola manual en las pequeñas parcelas por la actuación en las grandes extensiones que con el desarrollo de maquinaria modernizada, se pueda llegar a una rentabilidad asegurada, atenta, además, a una demanda en la industrialización y comercialización de productos. La estructura del nuevo aparcelamiento, aunque se verá sometida a especulaciones económicas y sociales, indudablemente acarreará un gran desarrollo global y un sentido nuevo para su explotación.

Pensando en las perspectivas de hace veinticinco años y las que se puede ofrecer en la actualidad con la concentración parcelaria, existen grandes diferencias para entender nuevos enfoques en cuanto a las mejoras del campo asilvestrado, protección del medio ambiente y eliminando el embosquecimiento para evitar los incendios y otros perjuicios en deterioro de la producción maderista y también de ciertas producciones agrarias.

Indirectamente, los terrenos concentrados benefician y suponen cierta influencia para el desarrollo social, aunque puede entenderse con cierta contradicción, pero la realidad es que hoy en el mundo rural están considerándose alternativas que benefician y mejoran el campo, como puede entenderse en el turismo rural y otras disposiciones residenciales que pueden ir acorde con el desarrollo económico agrícola.

Hablar de porvenir rural hoy es ir definiendo la vida del mañana y las alternativas que se presentan. Esta vida sigue ofreciendo oportunidades mediante el desarrollo, lo que quiere decir que proyectos y planteamientos, hechos desde una perspectiva más amplia, no sobran, por el contrario, es una forma de integrar la vida rural en cualquier movimiento social. La opción decisoria, es, por tanto, de una política rural-agraria desde la que desenmascare la situación, se reafirme la verdad y dé cauce posible de convertirse en hecho a la idea de que no es el mundo rural el que quiere emigrar, sino que es el ámbito social y sus acondicionamientos para acomodarse a nuevos sistemas.

Después del proceso parcelario en estas cuatro parroquias – “¡ Recordando que pertenecen al Término Municipal de Ferrol ¡ “ – y para poner en funcionamiento su rentabilidad, se debe entrar directa o indirectamente en una aplicación activa sin retrocesos.

Para terminar quiero tener un recuerdo para todos aquellos propietarios que no han alcanzado estar presentes y recibir sus nuevas parcelas, entre los que se encuentran cuatro representantes vocales de la Junta, compañeros en el desarrollo del proceso parcelario.

<< Voltar